El precio a veces muy alto

En estos días un primo muy querido está viviendo un dolor que apenas alcanzo a imaginar y que me hace temblar: la perdida de un hijo. Él, como yo, vive por fuera del país. El sentimiento de no poder acompañar a tus familiares en momentos de dolor es una sensación a la que tenemos que acostumbrarnos los que decidimos emigrar a otros paises. En estos momentos, se siente como un precio a pagar muy alto.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *