De nuevo, el invierno llega al Quebec

canadian winters

Poco a poco el frio va llegando al Quebec. El verano, como siempre, se pasa volando, y el otoño dura muy poquito. Otra vez el tema inevitable, el tema principal, el tema nacional. El invierno.

Aun antes de partir, el futuro inmigrante se prepara mentalmente para vivir el invierno canadiense. La imagen del Canada esta asociada a la nieve. Que niño, de nuestros paises tropicales, no ha soñado con una navidad blanca? O con los muñecos de nieve, las guerras de bolas de nieve, o los trineos? Todo eso se ve muy chevere. O al menos parece muy chevere en las miles de peliculas gringas que dominan nuestro consumo cultural.

Tambien esta el frio. El futuro inmigrante, antes de partir, ha leido sobre las temperaturas y se siente listo a afrontarlas. Seguramente habrá evaluado posibles atuendos y se habrá probado las botas “brahma”. O tal vez no lleve nada, argumentando que “eso es mejor comprarlo alla”. Le habra dicho a sus allegados: “El frio no me preocupa. A mi me gusta el frio” o alguna frase parecida.

Con todo respeto y con carino debo decirles: el invierno es distinto a lo que uno imagina.

La unica manera de entender el invierno del Este canadiense es vivirlo. No basta ni siquiera con haber vivido en Europa, ya que la diferencia climatica es muy grande (los dias mas frios que llegue a vivir en 8 años en Francia se parecen a los dias mas calientes de Enero en el Quebec). El invierno canadiense es algo duro, pero de manera diferente a las que uno imagina antes de conocerlo. No quiero ser alarmista, simplemente hablar de un fenomeno que lleva a muchos, muchisimos pensionados canadienses a emigrar a otros sitios mas calidos.

Primero que todo, esten tranquilos, no van a morir congelados. Es cierto que el frio es terrible, pero con un buen atuendo, buenas botas, ropa interior larga, guantes, gorro, etc, el cuerpo conserva el calor aún en las temperaturas mas extremas. Y aca va el punto principal: lo verdaderamente dificil del invierno no es tener que aguantar frio al esperar el bus. Lo dificil, lo fastidioso, lo pesado, es la suma de muchas cosas juntas que se desprenden del frio, multiplicadas por lo largo que es (unos 6 meses, practicamente).

Primero que todo, esta el asunto de la ropa. Como se necesita bastante ropa para el frio, cada vez que uno sale al exterior y vuelve a entrar, hay que ponerse y quitarse mil cosas. Cuando hay niños pequeños, hay que ocuparse de ellos tambien. Entonces, el simple hecho de salir a la calle se hace un poco mas dificil que en verano.  Tambien esta la nieve. Si, es agradable caminar sobre la nieve recién caida, en un parque, o en la naturaleza abierta. Pero cuando todos los dias hay que caminar sobre nieve sucia, con la consistencia del barro, para tomar el bus, la cosa es diferente. Si se tiene carro, hay que limpiarle la nieve y calentar el carro durante un buen tiempo por las mañanas. Por último, esta el asunto de la luz. La falta de luz es una de las cosas que me parecen mas desagradables del invierno. Varios factores juntos hacen que uno se sienta encerrado y que pasen y pasen los días y uno sienta que no ha visto el sol. Primero que todo, simplemente los dias son mas cortos, asi que cuando sale uno del trabajo, muy frecuentemente ya es de noche. Segundo, el frio simplemente hace que salgas menos a la calle. Varios meses bajo ese regimen pueden ser deprimentes al principio.

En abril, canadienses e inmigrantes solo quieren una cosa: que se acabe el invierno.

En conclusion, futuro inmigrante: prepare buena ropa caliente, pero no se preocupe mas de lo necesario. No es mucho lo que usted puede hacer para afrontar la verdadera dificultad del invierno, aparte de armarse de paciencia.

This entry was posted in vida cotidiana. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *