La placida rutina

Ya cumplimos dos meses en Abitibi y estamos satisfechos viviendo aca. No ha sido muy dificil: la gente es amable y el trabajo y nuestro hijo no nos han dejado tiempo para extrañar Montreal.

Ya instalé las llantas de invierno, ya instalé el “tempo” (una carpa para evitar tener que sacarle la nieve al carro cada mañana) y ya compré botas de invierno nuevas. Hemos conocido gente, hemos visitado algunos restaurantes y ya sabemos orientarnos en la ciudad. Ya ni nos sorprende ver pasar una cabeza de alce en el capot de una pickup. Si señores, Val d’Or es nuestro nuevo hogar.

Hace un par de semanas visitamos a unos amigos que viven no muy lejos de aquí. Un geologo y su esposa, quien esta en vacaciones de maternidad. Tienen un bebe de 8 meses. Resulta que ellos si que viven aislados del mundo, en una casita construida junto a la mina donde el trabaja. Rodeados de bosque por todos lados. Ella no sale sin su “spray” pimienta, para defenderse de posibles osos. Y viven felices!

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to La placida rutina

  1. Dominic says:

    Felicidades en su nuevo domicilio. Me salio un “wao” con eso de tu amiga, la que no sale sin su spray pimienta por lo de los osos. WAOOO,

    Dominic

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *