Echando raices

Lectores, la semana pasada, en el hospital de Val d’Or, llegó al mundo mi segundo hijo. El martés en la noche salimos con calma al hospital, a que prepararan a Andrea para poder provocar el parto. Debido a ciertas complicaciones del embarazo, era mejor provocarlo un poco antes de la fecha prevista, para evitar riesgos innecesarios. No sabiamos que las cosas iban a llegar más rápido de lo previsto: a la una de la mañana, Martín Sebastián ya estaba con nosotros. Llorando a todo pulmón.

Como lo mencioné, el embarazo tuvo su dosis de angustias. Los últimos meses los doctores sometieron a Andrea a un monitoreo frecuente, para estar seguros de que todo estuviera bien. La atención nos pareció buena (muy diferente a intentar ver a un doctor para las enfermedades cotidianas). Bueno, también ayudo el hecho de que la doctora encargada fuera una amiga nuestra, abierta a que la molestaramos un poco más de la cuenta con nuestras preguntas. Tuvimos la suerte también de contar con un cuarto privado para los días siguientes (casi siempre hay que compartirlo, al menos aca en Val d’Or) lo cual es mucho mas cómodo. En fin, el viernés la mamá y el bebé regresaron a la casa.

Gracias a mi suegra, que vino a ayudarnos, ya hoy pude regresar a trabajar. Las vacaciones de paternidad las reservo para viajar mas tarde a Colombia.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

4 Responses to Echando raices

  1. Guillermo says:

    Felicitaciones Sergio y Familia!

  2. sergio says:

    Gracias Guillermo ( y gracias por darle una visita a mi blog, ahora voy a tener que subirle a la calidad de los posts.. 😉 )

  3. Sergio V says:

    Muchas felicidades tocayo, la mejor de las suertes con este nuevo hijo, nuestro plan también incluye hacer crecer la familia cuando estemos por allá, un abrazo desde Bogotá

  4. carmen says:

    hola quiciera saber mas de quebek. si son racistas mi familia es morena

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *