Identidad de la nación quebequense

El discurso soberanista quebequense oficial (i.e., el del Partido Quebequense y el Bloque Quebequense) ha optado por definir la identidad de la nación alrededor de dos pilares: la cuestión lingüistica y unos supuestos valores comunes distintos de los del Canadá anglófono. Es decir, es dificil encontrar hoy en día en el soberanismo institucional una defensa abierta de una identidad basada en la predominancia de la “tribu” franco-canadiense (blanca, católica, etc).

En Estados Unidos la batalla cultural entre los proponentes de una nación basada en valores y otra apegada al origen White Anglo-Saxon Protestant fue ganada hace ya bastante tiempo por los primeros y, dado que hace poco el número de ciudadanos americanos que no se consideran blancos superó al número de los que sí, resulta razonable pensar que ese victoria no tiene vuelta atrás (para pesar de varios, no necesariamente extremistas estilo KKK).

En Quebec, aunque a la larga la “montrealización” de la provincia debería acabar con ese debate, las cosas no me parecen tan claras en el mediano plazo. Si bien es cierto que la idea de una nación multi-cultural basada en valores comunes es dominante en el debate público, el nacionalismo étnico deja ver su colmillos de puertas para adentro y, de vez en cuando, en declaraciones de personajes públicos no siempre rechazadas con la fuerza que uno se esperaría por los jefes de partido. Personalmente no me sorprendería del todo que un discurso identitario en defensa del “quebequense de verdad” pudiera tomar fuerza si se dan las condiciones, así como en Francia el Frente Nacional de vez en cuando logra asustar a los partidos tradicionales.

Cabe esperar que la cuestión lingüistica sea suficiente para aliviar esa necesidad de identidad tribal de la sociedad quebequense e impedir que pueda derivar hacia un discurso racista o xenofobo.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *