Elecciones 2014

Esta mañana la primera ministra (se dice así?) de Quebec, Pauline Marois, pidió al representante de la reina en Quebec disolver el parlamento de la provincia para así llamar nuevas elecciones (uno de esos formalismo folkloricos del sistema político canadiense del que hablé en mi post anterior). Los signos de nuevas elecciones ya eran suficientemente fuertes para que la decisión no tomara a nadie por sorpresa.

Lo interesante de estas elecciones es la posibilidad del PQ de obtener la mayoría en el parlamento. Aunque Marois ha sido discreta sobre la posiblidad de llamar a un referendo sobre la independencia (ha declarado que solo lo haría en caso de estar segura de una victoria), han pasado casi dos decadas desde el último referendo y sería un poco incoherente por parte del principal partido soberanista no tomar medidas concretas estando en una posición favorable.

En el proximo post intentaré volver a temas de la vida cotidiana.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to Elecciones 2014

  1. Lalo says:

    Hola Sergio

    Gracias, por el post.

    Estuve leyendo que va a ser muy dificil que el Gob de Quebec pueda independizarse debido a que son los mismos inmigrantes quienes no quieren separarse de Canada? que se sienten ciudadanos canadienses y no ciudadanos quebecos.
    Que son unicamente los de origen francofono pero no toda la comunidad francofona la que se quiere separar, pues la economía de Quebec se podría ver afectada por la fuga de capitales como ocurrió en los 70’s, y aparte se encuentra mejor economicamente bajo el cobijo del Gob Federal.

    Crees posible que con el gobierno mayoritario no busque un nuevo referendum por la independencia?
    Porque no pueden reconocer que son parte de una nacion democracia donde pueden vivir tranquilamente con las similitudes y diferencias que todo pais tiene?

    Saludos

  2. sergio says:

    Pues las estadisticas muestran que efectivamente el soberanismo pega muy poquito entre los inmigrantes, lo cual me parece natural por varias razones. Al no tener el mismo apego hacia la identidad nacional quebequense que alguien originario de aca, lo que prima son las razones prácticas. Suena razonable que tiene más valor continuar siendo canadiense que ser ciudadano de un posible nuevo país pequeño y, aunque prospero, menos rico que el resto del Canada. Otra razón es que cualquier inmigrante desconfia de movimientos politicos motivados por la noción de identidad nacional, porque la historia ha mostrado que llevado al extremo puede terminar muy mal para la población de origen diferente. En ese sentido, el multi-culturalismo canadiense es mucho mas atrayente para un inmigrante.

    Yo sin embargo entiendo las motivaciones que tienen, asi no sean las mias. Algo que es importante entender es que el quebequense valora mucho su identidad nacional, es parte de su fibra cultural, son un pueblo que han logrado sobrevivir como una nación durante varios siglos a pesar de haber sido derrotados por los ingleses y de vivir inmersos en un continente con una poblacion 40 veces mas grande con una cultura anglosajona dominante. La independencia representa para ellos la garantia de que seguiran existiendo como una nación y de no ser asimilados culturalmente por el Canada inglés, como sucedio por ejemplo con la población francofona de los Estados Unidos (Louisiana) de la que no queda gran cosa salvo algunos viejitos que hablan francés y tiendas para turistas. Es decir, es un sentimiento que encuentro legitimo, y que a veces se descalifica muy facilmente porque no es la cultura de uno la que se siente en peligro de extinción, o porque uno concibe la cultura y la lengua simplemente como herramientas y no como cosas dignas de ser preservadas per-se.

    Es por ese miedo a dejar de existir como nación, un miedo que tiene algunos fundamentos reales, que el Quebec no puede “vivir tranquilo dentro de Canada”.

    Por otra parte, yo creo que es muy posible que no hagan un referendo, porque a menos que la victoria este asegurada, lo cual está muy lejos, sería una jugada muy peligrosa. Una victoria del “NO” los condenaria a desaparecer o, al menos, a otras decadas dentro del status quo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *